CubitaNOW
x

Cubita NOW

Prensa oficialista habla con soldados cubanos en incendio de Matanzas: 'hacen lo que les gusta'

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

En medio de la polémica por la muerte de cuatro jóvenes cubanos, que pasaban el Servicio Militar Obligatorio, en el incendio de la Base de Supertanqueros de Matanzas, el periódico oficial Granma publicó este jueves una entrevista con cuatro soldados que estuvieron en el siniestro.

Según el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), el soldado Oslay Mesa Morán tiene 19 años y aclara, mientras los demás asienten con la cabeza, que hacen lo que les gusta, "nunca me había enfrentado a un incendio de esta magnitud, pero, si me dejan, lo quiero seguir haciendo".

"Salimos por un escape de gas. Cuando vamos llegando al Parque de la Libertad nos llaman que teníamos que ir urgente para allá atrás. Allí nos encontramos a los compañeros y empezamos a apoyarlos. A eso de las diez y pico estábamos enfriando el tanque, y revienta. Salimos corriendo, después volvemos a enfrentarlo. Siguieron llegando más técnica y más recursos".

"Luego me toca ir por el otro lado del tanque en combustión; estamos tirándole agua y nos dicen 'corran', ahí el tanque se rajó delante de nosotros. Corrimos y corrimos. Yo solo oía los gritos", agregó el joven.

Justamente este jueves, el régimen de La Habana reconoció la muerte de cuatro soldados entre los 16 fallecidos en el incendio de Matanzas: Adriano Rodríguez Gutiérrez (18 años, Matanzas); Leo Alejandro Doval del Prado (19 años, Matanzas); Michel Rodríguez Román (20 años, Mayabeque) y Fabián Naranjo Núñez (Matanzas).

El diario del PCC, sin embargo, contó los momentos de desesperación que vivieron los jóvenes soldados que lograron sobrevivir.

"Sonó la alarma y fuimos. Desde que llegamos empezamos a tirar las líneas de combate para enfrentar el servicio. No se piensa en nada, solo en cumplir con la tarea", dijo Dairon Segura Hernández, de 21 años, quien pertenece al Comando de Supertanqueros.

Manuel Alejandro Herrera Gómez, de 20 años y también soldado del Comando de Supertanqueros, dijo que para él es algo más difícil, entre los desaparecidos está un amigo, y la tristeza se le nota.

"Estaba en mi casa de pase y recibí la llamada de que debía incorporarme al Comando, y la labor mía era cubrir la zona. Como a las 12 y media de la noche viene un compañero que estaba también de pase y me releva. Me monto en una pipa de agua que estaba surtiendo para el servicio, llego al incendio, y me pongo a cumplir junto con mis compañeros, que estaban 'pitoneando'".

"Cuando la segunda explosión, habíamos salido a descansar, vino el golpe de calor y nos tuvimos que mandar a correr".

La periodista oficialista Yeilén Delgado Calvo cuestionó al recluta de 20 años: 

–¿Te hace replantearte la idea de ser bombero cuando termines el Servicio?

–No, me gusta, al final yo me incorporé al pase porque quise, sabía a lo que iba.

–¿Y qué dicen tus padres de eso?

–Están asustados, pero bueno…

Karel Ernesto Díaz García, de 19 años y también en el mismo comando, dijo a Granma que está a punto de empezar la carrera de Licenciatura en Geografía. "Me gusta mucho mi carrera, pero esto también. Si puedo seré asociado. Estos momentos son los que te hacen entender de verdad lo mucho que se necesitan los bomberos. Cuando haya una catástrofe, yo voy a estar ahí".

"A mí se me dio la tarea de ir en el autocisterna, para conectarlo a un hidrante, tirar una línea hacia donde estaban los demás compañeros, y que tuvieran agua constante. Al llegar al servicio y ver la magnitud desde la carretera, se me ordenó venir aquí, al Comando No.1, a buscar más medios. Cumplo la indicación, y al regresar me indican ubicarme en la parte de atrás del tanque y hacer un despliegue para que otros compañeros empezaran a 'pitonear' y a enfriar el tanque que estaba en combustión y el de al lado".

"Ahí es cuando viene el primer golpe de vapor, tuvimos que correr para salvarnos, pero volvimos y seguimos. Después se me da la orden de retirar el carro y venir para aquí a cubrir Matanzas, porque estaba desprotegida. Eso fue minutos antes de la explosión. Yo la explosión grande no la viví, pero mis compañeros sí. Lloré de verdad porque sabía que ellos estaban ahí en la primera línea, y no tengo palabras de verdad para describirlo", confesó el soldado de 19 años a Granma.

La televisión oficialista habló la semana pasada con jóvenes soldados cubanos que estuvieron en el incendio de Matanzas.