CubitaNOW
x

Cubita NOW

Periodista oficialista ante compra de divisas en Cuba: urgen paliativos para evitar 'asfixiarnos'

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

La compra de divisas en Cuba a 120 pesos el dólar levanta ampollas hasta en la prensa oficialista, donde intentan justificar el anuncio hecho por el ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández, pero reconocen que urgen "paliativos" para evitar "asfixiarnos".

El periodista Luis Toledo Sande reconoció que le gustaría que "Cuba cumpliera el desiderátum (aspiración) y la responsabilidad de tener para uso interno de la ciudadanía una sola moneda".

Tras utilizar la habitual excusa del régimen de culpar de los problemas en el país al embargo de Estados Unidos, afirmó que "aunque decretáramos, incluso convencidos de la realidad del decreto, que el bloqueo no conseguirá lo que busca, urge buscar paliativos cuando menos, pero con el afán de resolverlas, a situaciones que pueden seguir enrareciendo nuestra atmósfera hasta asfixiarnos".

"En ningún momento de la Mesa Redonda en que se anunció que se retomaba la compra de divisas por parte de nuestras instituciones bancarias a la población, oyó quien esto escribe decir, ni insinuar siquiera, que esa medida bastaba para controlar el mercado y satisfacer las necesidades, tremendas, de la inmensa mayoría de la población, y que no se estudian nuevas decisiones que se deberán tomar con la mayor responsabilidad", señaló en el portal Cubaperiodistas, de la oficialista Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

"Es verdad que la ciudadanía tiene derecho a reclamar que se haga todo lo posible para no sucumbir a la improvisación, ni demorar tanto en la toma de decisiones como ocurrió con el reordenamiento, por cuyos grados de frustración sería irresponsable y oportunista, o gruesa cobardía, culpar únicamente a un funcionario más o menos nombrable".

"En cualquier nación, no solo en una de necesaria y confesa centralización como Cuba, decisiones de esa envergadura son responsabilidad del Estado y el gobierno, y no basta salir del paso ante los errores diciendo que se cometieron excesos, si no se dice claramente quién pagó por ellos, y de qué modo. Si no se hace, queda como que solamente paga el pueblo".

Sin embargo, Toledano atacó a los medios independientes y a "los enemigos de la nación cubana y su Revolución" que quieren "desalentar al pueblo y llevarlo a cuestionar cuanto se haga en el país, ¡todo!, y finalmente a rebelarse contra 'el régimen'".

Luis Toledo Sande apuntó que "esa propaganda no debe paralizar al país, ni atar de mano y mente a quienes lo dirigen y tienen la responsabilidad de ponerlo de una vez por todas en caminos que de veras le permitan ver la luz al final del túnel. ¿Que la obra de la Revolución ha tenido como brújula y empeño la misión de servir al pueblo? Eso merece reconocimiento y gratitud, pero traicionaría a la Revolución creer que puede mantenerse viva como resultado solamente de la gratitud del pueblo".

"Actúe Cuba —su mayoría revolucionaria y su dirección— con la eficiencia más alta. No se contente con tratar de hacerlo bien, ¡hágalo! Siempre habrá quien, hasta por natural impaciencia, no le perdone lo que haga mal; pero ni el amor ni la revolución que vivan de perdones pueden tener los mejores caminos y dar los mejores hijos", concluyó.

El economista Pedro Monreal dijo sobre la nueva medida de compra de divisas en Cuba: "Aquí cabe aquello de (Karl) Marx acerca de que la historia se repite a sí misma, la primera vez como tragedia, la segunda como farsa. También aquello de (Slavoj) Žižek de que la repetición a modo de farsa puede ser más terrorífica que la tragedia original".