CubitaNOW
x

Cubita NOW

El video viral de una cubana explicando en inglés que en Cuba hay turismo sexual y pedofilia

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

Una joven cubana subió un video a la red social TikTok en el que asegura que en la isla hay turismo sexual y pedofilia.

“A los europeos, los americanos y los canadienses les encanta ir a Cuba y pagar 50 dólares para tener a una joven... para que les haga un poco de compañía. Les digo la verdad, porque yo viví esa verdad”, aseguró.



Según dijo, ella fue jinetera cuando apenas tenía 16 años. "Yo era una de esas jineteras en Cuba... Yo ponía mi cuerpo en manos de pedófilos, ¿saben por qué?, porque tenía que alimentar a mi familia... Saben que edad tenía: 16, 17”, explicó.

"Quieren hablar, hablemos. Eso es pedofilia", agregó.

Para ella no es correcto que un movimiento como Black Lives Matters defienda al régimen de La Habana y utilice en sus publicaciones etiquetas como #VivalaRevolución y #FidelCastro. "Me siento traicionada porque para ellos está bien defender a la gente que me empujó a tener que hacer lo que hice", dijo.

“Patria y Vida, cambio y libertad, eso es lo que necesitamos. Los cubanos en la calle no estamos gritando que queremos comida, no estamos gritando que quieren medicamentos, no estamos gritando que queremos vacunas, ¿saben lo que estamos gritando?, libertad, freedom”, afirmó.

El video ha sido compartido por varios usuarios en las redes sociales. "Uno de los mayores paraísos para el turismo sexual y los pedófilos en el mundo es Cuba", escribió junto al clip el cubano Rosney Pérez González en Facebook.

Durante décadas, a las trabajadoras sexuales que ofrecen sus servicios a extranjeros en Cuba se les ha llamado peyorativamente "jineteras".

Aunque el Código Penal no reconoce la prostitución como delito, muchas de estas mujeres han sido procesadas bajo la figura de peligrosidad predelictiva con sanciones de hasta cuatro años de cárcel.  

En un reportaje reciente publicado por el medio independiente Diario de Cuba varias trabajadoras sexuales explican lo que significó la etapa de los cierres por el coronavirus para ellas y sus familias.

"Fue un año y medio muy duro para mis hijos y para mí, que tuve que volverme hasta 'colera' para poder mantenerlos alimentados y bien vestidos", contó una joven de 31 años identificada como Lilianne Rosales.

"No me percibo como jinetera, porque entonces todos los negocios relacionados con el turismo lo serían también. Nadie les dice jineteros a los choferes de autos de lujo ni a los cocheros que ofrecen sus servicios exclusivamente a extranjeros en La Habana Vieja. Tampoco discrimino a los cubanos, simplemente elegí trabajar con extranjeros del mismo modo que quienes administran un hostal, o un guía turístico, o los artesanos que venden souvenir en las ferias del Casco Histórico", explicó.

"Una mujer no llega a ofrecer servicios sexuales del mismo modo que eliges estudiar una carrera universitaria. Al menos no en mi caso ni el de todas mis amigas en este giro. Lo que sí aprendes, para contrarrestar el repudio de la gente y del Gobierno, es a respetarte a ti misma y al trabajo que haces", comentó por su parte Yaneisys Cedeño.