CubitaNOW
x

Cubita NOW

Doctora cubana explota: No puedo vivir con un mínimo de decoro con 49 dólares mensuales

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, Cuba

La doctora cubana Alina Arcos Fernández-Britto publicó un contundente texto en sus redes sociales en el que cuestiona al Gobierno por su mala gestión.

Según dijo, había pospuesto publicar su carta pública, escrita el pasado cinco de agosto, tras el incendio de grandes proporciones ocurrido en la Base Supertanqueros de la ciudad de Matanzas.

En su misiva, la doctora habla de cómo el salario no le alcanza para vivir con decoro. También cuestiona la falta de libertades en el país y critica el poder totalitario que gobierna su país.

"Yo, cubana, mujer, trabajadora y madre, me sumo a los miles de indignados que conformamos este pueblo", escribió.

A continuación CubitaNOW reproduce íntegramente el contenido de su texto:

En Cuba ¿socialista?, el Ministro de Economía, que representa al gobierno “revolucionario”, anunció en la Mesa Redonda hace unos días, la implementación de una nueva tasa de cambio en el mercado cambiario, que conlleva a que yo, médico con dos especialidades, máster y más de 30 años de trabajo, voy a percibir un salario equivalente a 49 dolares mensuales por mi labor.

Y mientras vende la ropa, el calzado, los electrodomésticos y la mayoría de los alimentos, exclusivamente en un sustituto de esa moneda (MLC), a la cual además me impide acceder de forma legal, retribuye mi trabajo con otra a la que ha despojado de casi todo su poder adquisitivo.

De esta forma yo, como la inmensa mayoría de los trabajadores estatales, en el denominado Estado socialista de derecho, soy víctima de una especie de esclavitud asalariada.

Carezco de una fuente proveedora de divisas. Mi familia nuclear vive de lo que el Estado socialista eufemísticamente llama sueldo y que por decreto constitucional debería ser suficiente para llevar una vida digna. Pero que gracias a la política económica y social que lleva a cabo el actual gobierno, nos deja en condición de penuria.

En Cuba socialista, el gobierno revolucionario, luego de 63 años de desarrollar su proyecto de “justicia social”, con toda la impunidad que su absoluto poder le confiere, blindado con un aparato represivo que involucra a militares y civiles adoctrinados, amparado en un Código Penal que modificó a su conveniencia, donde se sanciona con penas draconianas cualquier vestigio de disenso, dueño absoluto de los medios de difusión masiva y con un sistema electoral que garantiza su perpetuidad en la presidencia del país, nos ha informado en un programa televisivo, que viviremos con un salario paupérrimo, que hará nuestra subsistencia todavía más miserable de lo que ahora es.

Quizás yo preferiría continuar como hasta ahora, interpretando el papel de contestataria en esta especie de obra de teatro (que más bien parece un circo) en que se ha convertido mi país, dando mi criterio en las tribunas que se me permite y rodeada de esa aureola de rebeldía que solo es aceptable porque como dice el refrán: “en casa del ciego, el tuerto es rey”… pero no puedo.

No puedo vivir con un mínimo de decoro, con 49 dólares mensuales (o su equivalente). Incluso si no tengo formalmente que pagar la vivienda, pero sí los arreglos, los muebles, los electrodomésticos, la electricidad, el agua, el gas y el teléfono que la hacen habitable. Incluso si no tengo que pagar la atención médica, pero sí las medicinas, muchas de las cuales tendría que comprar en el mercado “informal” porque en las farmacias no existen. Incluso si no hay que pagar la educación, pero si los uniformes y un porciento de los materiales de estudio y la merienda y “un refuerzo” porque la comida en las escuelas es simbólica (como tantas otras cosas). Y el transporte. Y los alimentos, que están a precios cada vez más astronómicos, porque la inflación pasó de “predecible” a incontrolable. Y el resto de todas las cosas que en todos los países se paga y también en Cuba, porque con el Reordenamiento el gobierno “revolucionario” decidió “eliminar las gratuidades indebidas”.

Y yo le pregunto al Partido/Gobierno/Estado: Si no puedo vivir dignamente con los 49 dólares que me pagan por mi trabajo y no recibo remesas del exterior para llenar sus arcas, ¿qué se supone que debo hacer? Es una pregunta realista y razonable que deberían responder. Dudo que puedan.

Yo no los elegí (tampoco el 99% de mis coterráneos), obviamente no apruebo su gestión y hace ya tiempo que no los apoyo. Si tuviera a mi alcance una vía legal y pacífica para intentar cambiar al gobierno que a todas luces me explota, ¿la utilizaría? La respuesta es Sí. Si al igual que yo (y contrario a lo que pregonan los que ostentan el poder), la mayoría de los ciudadanos quisieran también cambiarlo, ¿podrían hacerlo por vías legales y pacíficas? La respuesta es NO. Entonces ¿cuál es la opción que nos queda/dejan? Es otra pregunta sincera, que no creo tenga una respuesta que les agrade.

¿Esto significa que queremos revertir el orden constitucional? No. Gobierno no es sinónimo de Constitución.

Yo voté No a la Carta Magna del 2019, porque la intuí como la farsa que hasta ahora ha resultado ser, al condicionar el ejercicio de los derechos que la hacían más progresista y democrática, a una serie de términos ambiguos y a unas leyes que se dictarían a posteriori, a las cuales los ciudadanos no tendríamos acceso.

Porque a pesar de que estaba de acuerdo con el Socialismo, el término de irrevocable es antidialéctico y reaccionario, y porque los sistemas sociales obedecen a leyes del desarrollo histórico-social y no a un mandato constitucional.

Porque estoy, no en contra del Partido Comunista, sino en desacuerdo con que sea único. Porque me opongo a su condición de superioridad sobre la Asamblea Nacional (que al menos teóricamente representa a todo el pueblo) y sobre la propia Constitución.

Hay otros muchos elementos que no comparto, pero los anteriores no eran simples detalles que pudiera dejar pasar.

Aclaro que más allá de mi votación, al parecer la mayoría del pueblo votó SI y eso bastó para que la hiciera mía.

Entonces, si a esa Constitución la preside, como ley primera y fundamental “el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”, la decisión del gobierno de Cuba de implementar la nueva tasa cambiaria, obligando a sus ciudadanos a subsistir en una especie de esclavitud moderna, evidencia que son Ellos y no Nosotros los que violan, irrespetan, incumplen y manipulan los principios y derechos constitucionales.

La aplicación de dicha medida es abiertamente denigrante y lesiva a la dignidad del pueblo cubano. En consecuencia, es ilegal e inconstitucional.

Todo lo planteado anteriormente suena a denuncia... porque lo es.

Yo, cubana, mujer, trabajadora y madre, me sumo a los miles de indignados que conformamos este pueblo.

Como ya se ha hecho sistemático, las autoridades responderán con intimidación, difamación, hostigamiento y criminalización. Pero no podrán detenernos.

Bajo las condiciones que nos han impuesto, nos asiste el derecho de oponernos como podamos...y eso haremos.