CubitaNOW
x

Cubita NOW

Pintan una gigantesca bandera del 26 de julio en edificio de Ciego de Ávila

Redacción de CubitaNOW

Sociedad, America Latina, Cuba

Una gigantesca bandera de Cuba y otra del Movimiento 26 de julio, liderado por el fallecido dictador Fidel Castro, “adornan” hoy el edificio multifamiliar conocido como Doce Plantas en la ciudad de Ciego de Ávila, en la región central del país.  

El artista plástico Jesús Alberto Mederos Martínez y los integrantes del proyecto de desarrollo local (PDL) Vértigo, de La Habana, se ocuparon de “transformar” la imagen del inmueble, explica un reporte el lunes de la prensa oficialista.

“Después de Matanzas, Ciego de Ávila es la segunda provincia a la cual obsequia estos frescos, que representan las enseñas Nacional y del 26 de Julio, esta última con los grados del Comandante en Jefe recreados sobre el rojinegro”, señala sobre la entrega del artista el material publicado por la Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Debajo de las gigantescas banderas, Mederos dibujó además sendos frescos que evocan la guerrilla de Castro en la Sierra Maestra contra el gobierno de Fulgencio Batista, antes del triunfo de la llamada revolución en 1959.

Mederos ha pintado la bandera nacional en países como Ecuador y México, en ocasiones acompañada de la imagen del Che Guevara. De igual modo, adelantó que La Habana pudiera ser la próxima ciudad de Cuba en lucir obras semejantes, en alguna de sus edificaciones más elevadas.

La pintura de Mederos en el inmueble contó con la asistencia técnica del PDL Vértigo, especializado en trabajos a grandes alturas, con calidad y respeto al cliente, a partir de la experiencia adquirida por la mayoría de los trabajadores cuando integraron la empresa cubano-española denominada Soluciones Verticales.

Un directivo de la entidad comentó que esa brigada está especializada en mantenimientos preventivos y correctivos, utilizando equipos y técnicas de alpinismo para trabajos en medios urbanos e industriales, donde la seguridad y calidad es lo más importante.

El grupo accede y trabaja en cualquier punto sin necesidad de instalar andamios y grúas; sus procedimientos evitan obstrucciones en áreas comunes como jardines y zonas peatonales, logran reducir los tiempos de intervención y disminuyen los costos, expuso.

En Cuba actualmente escasea todo tipo de recursos y los edificios en las ciudades sufren un constante deterioro, mientras los precios de cualquier mantenimiento, por mínimo que sea, alcanzan cifras astronómicas.

A mediados de mes, un reporte de la prensa oficialista en Guantánamo refería que los residentes del edificio No 1, en la circunvalación noroeste de esa ciudad, se negaban a desembolsar más de 23 000 pesos por apartamento para pintar las paredes exteriores de sus viviendas.

“Imagínese que al dueño de cada vivienda le toca pagar más de 23 mil pesos, solo por los exteriores y el paso de escalera. Con eso no puede una familia normal que trabaja, mucho menos yo, que estudio Medicina y vivo solo”, dijo un vecino del inmueble.

“El litro de pintura de vinil está a 126 pesos, y el de aceite para la marquetería sale a 500 pesos. El resultado es que pintar un paso de escalera de un gran panel de tres niveles cuesta 152 mil 686 pesos, contra los 10 mil pesos que anteriormente se pagaba por un edificio entero”, detallaba una funcionaria de la Dirección municipal de Vivienda.